Inicio | Diamante en bruto | Las diferentes fases de la talla de los diamantes

Las diferentes fases de la talla de los diamantes

Talla de un diamante en bruto

Las 5 operaciones necesarias para la transformación del diamante en bruto en un diamante tallado son las siguientes:

el crucero

el aserrado

el desbastado

la talla en cruz

el abrillantado

Las diferentes fases de transformación de un diamante en bruto octaédrico (grupo superior) y de un diamante en bruto dodecaédrico (grupo inferior) en diamante tallado.

El crucero

El crucero de un diamante

Esta fase permitirá dividir en dos partes un diamante en bruto. Se marca una raya en el diamante, se coloca una lámina de acero sobre esta hendidura y se da un golpe seco sobre esta lámina. La piedra se dividirá en dos partes, lo que tiene como finalidad dar al diamante una forma adaptada para que pueda ser aserrado o tallado eliminando de paso los defectos de cristalización, los espejos o las rajas, los piqués, las inclusiones, etc... El diamante es un poco como la madera, hay un sentido en el cual es bastante fácil hendirlo (en el sentido paralelo a la veta) y en el otro sentido (perpendicular a la veta) donde es mucho más difícil hacerlo. El diamante se hiende pues según 4 direcciones que corresponden a los planos paralelos a las 8 caras del octaedro.

El aserrado

El aserrado de un diamante

Esta fase consiste en cortar un diamante en bruto en dos partes que podrán ser desbastadas o talladas. La ventaja de esta fase reside en el hecho de que se puede dividir un diamante conservando las puntas de las piedras, lo que no es posible con el crucero. Existen unos bancos de aserrado automático y sistemas de aserrado con láser. Atención a las tensiones internas del diamante que podrían hacer estallar la piedra en el momento del aserrado. El empleo del polariscopio para esta operación es indispensable. Como dato curioso, sepa para terminar que hacen falta cerca de 2 meses para aserrar un diamante en bruto de más de 300 quilates. El aserrado permite dividir un diamante en un plano de cristalización no típico. El octaedro, el dodecaedro y el cubo son las características por excelencia para el aserrado. Existe hoy día una multitud de máquinas de aserrado con disco o con láser, automáticas o manuales.

El desbastado

El desbastado de un diamante

Esta fase consiste en redondear el cinturón del diamante antes de que sea tallado en facetas. Es la operación preliminar a la talla. Permite preparar un bosquejo de la forma en que debe ser realizado. El operario debe pues dar forma al filetín, cuyas facetas deben ser perpendiculares a la tabla y pude también preparar la culata quitando el sobrante de material. Se utiliza la máquina de desbastar para realizar esta tarea, que puede compararse con un torno de mecánica de precisión. Hay dos tipos de máquina de desbastar, de uno y de dos ejes, la última es utilizada más especialmente para pequeñas mercancías. El diamante a desbastar es engastado sobre el portagemas de desbastado con ayuda de un cemento, luego el operario frotará delicadamente el diamante que está unido al portagemas de desbastado contra otro diamante que está engastado sobre un mandril. Este último diamante, que se conoce como « scherp » es de menor valor pero debe ser muy duro. Bajo el efecto del frotamiento, las esquinas de la piedra se redondean y se acercan a la forma cónica doble del brillante.

La talla en cruz

La talla en cruz de un diamante

Esta fase consiste en generar las facetas de la piedra. Se necesita mucha experiencia y destreza. Por regla general, un brillante es tallado por diferentes personas: un tallista en cruz (que talla la tabla, las 4 facetas principales de la corona y de la culata), eventualmente por el tallista en 8/8 y luego por fin por el brillantista. El diamante a facetar es engastado en unas tenazas que se llaman « dop » y se presenta sobre un disco de acero (o plato) que ha sido untado con polvo de diamante (cerca de 1 quilate), que está fijado por un producto que, al secarse, hace que se adhiera perfectamente al disco que gira generalmente a una velocidad comprendida entre 3000 y 4000 revoluciones por minuto. Se puede también utilizar a veces discos « mojados », que han sido untados con una mezcla de polvo de diamante y de aceite. Existen en el comercio especializado muchas facetadoras, manuales o automáticas. El ordenador es cada vez más utilizado, dado que permite ver en la pantalla las diferentes etapas de la transformación del diamante en bruto en un diamante tallado. El ordenador determinará cuáles serán las dimensiones máximas que se pueden obtener a partir del diamante en bruto y puede también tener en cuenta las inclusiones de la piedra. Es hoy día un instrumento precioso para el diamantista, y verdaderamente le ayuda en su elección con el fin de disminuir al máximo la pérdida de peso que resulta de la talla.

El abrillantado final

Esta última fase se realiza sobre el mismo plato que para el facetado, pero sobre una zona diferente. El disco se unta con un abrasivo menos duro y el diamante es frotado contra este disco, una faceta después de otra, hasta su completo pulimentado.

Copyright @ 2017 Diamantes Infos. Todos os Direitos Reservados.
Boletín Noticias

Precio Metales Preciosos
Oro
1.104,00 €
Up
Paladio
860,00 €
Up
Platino
806,00 €
Up
Plata
15,00 €
Up
Herramientas Divisas e IVA
GIA: Gemological Institute of America     HRD     IGI: International Gemological Institute     AGS Laboratories
Visa     American Express     MasterCard     CB     Paypal     Fedex